Croquetas de Berenjenas: otra forma de comer verdura

¿A cuántos niños le gustan las croquetas? Y ¿a cuántos las verduras? Pues, con las respuestas afirmativas de uno y las negativas de otro, nos hemos atrevido con este experimento: Croquetas de Berenjena. Un segundo plato perfecto para aquellos niños que odian las hortalizas e ideal para aquellos que, aun gustándoles las verduras, prefieren unas croquetas de pollo o pescado antes que unas berenjenas rellenas, empanadas o asadas. Pero tranquilos: aunque la preparación de esta receta requiere de tiempo, no es nada difícil de elaborar. Y lo mejor: si hacemos más de la cuenta, se pueden congelar.

Ingredientes:
300 gramos berenjena (una berenjena mediana).
100 gramos de cebolla (una cebolla pequeña).
100 gramos de zanahoria (una zanahoria mediana).
1 cucharada sopera de perejil fresco o, en su defecto, seco.
20 gramos de mantequilla.
80 gramos de harina.
500 mililitros de leche.
2 huevos grandes.
Pan rallado y harina para rebozar.
Aceite de oliva, nuez moscada, sal y pimienta.

La elaboración de las Croquetas de Berenjena es tan sencilla que se puede resumir en poco más de ocho pasos. Primero, pelaremos la zanahoria y la cebolla y picaremos estos ingredientes en dados pequeñitos, de un tamaño no superior a los 5 milímetros.

Después, extraeremos la piel de la berenjena, laminaremos la pulpa y la dejaremos sudar unos 10 minutos con un poco de sal con el objetivo de que pierda agua y suavice su sabor. Pasado este tiempo, eliminaremos la sal con ayuda de un papel y la cortaremos en dados pequeños, de similar grosor al de las otras hortalizas.

Finalizada esta labor, procederemos a la cocción de las verduras: verteremos aceite de oliva en una sartén y, cuando esté bien caliente, añadiremos la cebolla. Una vez pochada, agregaremos la zanahoria, sofreiremos unos minutos e incorporaremos la berenjena. Coceremos a fuego lento todos los ingredientes y, cuando estén en su punto, espolvorearemos el perejil, retiraremos del hornillo y reservaremos.

En un cazo mediano, fundiremos la mantequilla y, una vez derretida, añadiremos la harina. Mezclaremos ambos ingredientes bien, dejaremos cocer a fuego muy bajo de 6 a 8 minutos y removeremos de vez en cuando para evitar que la harina se queme. Pasado este tiempo, verteremos poco a poco la leche fría –es importante que la temperatura de la leche y del roux sea diferente para que no se formen grumos– y coceremos a fuego lento, sin parar de mover la mezcla y ayudándonos de una varilla.

Cuando la bechamel empiece a espesar, agregaremos las verduras y seguiremos removiendo la mezcla hasta que la masa esté suficientemente compacta como para que no se desprenda de la cuchara al voltearla. Salpimentaremos y especiaremos al gusto y verteremos  la masa de las croquetas en un bol. Filmaremos por contacto y dejaremos enfriar para manipularla mejor.

Cuando la masa esté a temperatura ambiente, moldearemos las croquetas con las manos, las enharinaremos, las pasaremos por huevo y por pan rallado y las freiremos en una sartén de base ancha y con aceite bien caliente. Una vez fritas, las dispondremos en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa y emplataremos acompañadas de verduras salteadas, ensalada o, como en este caso, de arroz con champiñones.

1. Pelar la zanahoria y la cebolla y picar estos alimentos en dados de no más de 5 milímetros de grosor.

2. Pelar la berenjena, laminarla y dejar sudar unos 10 minutos con un poco de sal. Pasado este tiempo, eliminar el exceso de sal y cortar en dados de igual tamaño que el resto de verduras.

3. Pochar la cebolla en una sartén con aceite bien caliente. Una vez pochada, agregar la zanahoria y, minutos después, la berenjena. Freír todos los ingredientes, mezclar con el perejil picado y reservar.

4. Derretir la mantequilla en un cazo de tamaño mediano y, una vez fundida, añadir la harina y mezclar. Cocer a fuego lento de 6 a 8 minutos y removiendo de vez en cuando para evitar que el roux se queme. Pasado este tiempo, verter poco a poco la leche y cocer a fuego lento, sin parar de mover y con ayuda de unas varillas.

5. Cuando la bechamel adquiera una textura espesa, añadir las verduras y continuar cociendo hasta que la masa esté lo suficientemente compacta como para no desprenderse de la cuchara al voltearla. Salpimentar y especiar con nuez moscada.

6. Verter el contenido del cazo en un bol, filmar por contacto y dejar enfriar hasta que la masa se pueda manipular con las manos.

7. Cuando la masa esté a temperatura ambiente, moldear las croquetas, las enharinaremos y las pasaremos por huevo y pan rallado.

8. Freiremos en aceite bien caliente y las dejaremos reposar en papel absorbente y emplataremos.

Be Sociable, Share!

Noticias relacionadas recientes

FullSizeRender
Cocina divertida
Ensalada de Pantera Rosa

Un pensamiento en “Croquetas de Berenjenas: otra forma de comer verdura

  1. Pingback: Croquetas de Berenjena: perfectas para niños “anti-verduras” «

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el aviso legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Be Sociable, Share!