Un almuerzo con Carlos Casabona

Carlos Casabona, junto a dos alumnas de Castellón. Fotos: Amparo Más.

El Doctor Carlos Casabona, licenciado en Medicina y Cirugía, especialista en Pediatría y experto en nutrición infantil y salud, nos enseñó el pasado 5 de abril en el Edificio Hucha y el 6 de abril en el Palacio de las Aulas a desayunar. Y aunque pensábamos que ya sabíamos hacerlo, Casabona desenterró algunos peligros y engaños alimenticios y ayudó a niños y niñas a disfrutar de un desayuno saludable.

Con un 40% de niños con sobrepeso u obesidad, cada vez es más necesario poner el foco de atención en lo que ya es un problema grave. Sobre todo centrar los esfuerzos en educar a niños y niñas, pero también a padres y abuelos en el valor de la alimentación. Para ello, Carlos Casabona el 6 de abril ofreció un almuerzo saludable a alumnos de distintos colegios de Castellón.

El patio de Las Aulas durante el almuerzo que preparó Casabona.

El patio de Las Aulas durante el almuerzo que preparó Casabona. Foto: Amparo Más.

Porque los culpables de esto no son McDonald’s o Coca-Cola. Se suele pensar que el sobrepeso y la obesidad vienen dados por el efecto que tienen este tipo de marcas, pero ¿qué pasa con los cereales? ¿Y con los batidos? ¿Es verdaderamente recomendable el ya arraigado zumo de naranja?

Es necesario que, tanto mayores como pequeños, conozcan sus índices para poder conocer cuál es el rango de peso saludable de una persona. Porque un mismo peso en dos personas diferentes puede tener resultados completamente disitintos. Por su parte, la mente tiene que estar preparada para eliminar autoengaños como el “un día es un día”. Hay un mal cálculo entre la energía que perdemos en el día a día y la que energía que nos llega a través de los alimentos. Y al final, lo que se piensa que es una recompensa por el esfuerzo realizado para el niño o niña, acaba convirtiéndose en un castigo.

Se ha normalizado el consumo de determinados productos, pero esto no quiere decir que sean saludables. Y, es que, hoy en día es habitual ver los escaparates de las panaderías llenas de bollos, nuestro cerebro lo percibe como algo normal, pero esta exposición de alimentos procesados sin ningún tipo de valor nutricional no ha de normalizarse en la alimentación de niños y niñas. Consecuencia también de la cantidad de estímulos que se reciben de forma constante, mucho más allá de panaderías repletas de bollería, el nombre de Coca-Cola impreso en cualquier esquina o aquel cartel de McDonald’s gobernando la carretera. La tienda de barrio en la que se asocian este tipo de alimentos con juguetes (como si se tratase de un Happy Meal real), la máquina de vending en un hospital o facultad o la oferta que podemos encontrar en la cafetería del tren. Pero, ¿por qué ninguna máquina puede vendernos alimentos saludables, como por ejemplo fruta? ¿Podría durante mi viaje en tren pedir un plátano, una manzana o un yogur?

Los FANS de los niños/as

Falsos Amigos de los Niños, sus FANS. Así cataloga Casabona a aquellos productos que nos venden como un buen producto, pero en realidad no lo son. Muchos de ellos los encontramos nada más nos levantamos, en el propio desayuno. Como ocurre con los cereales, a los que Casabona apoda como “chucheales”. Un alimento del que se ha normalizado su consumo, pero que contiene excesivo azúcar y deja de ser saludable y recomendable para niños. Pero, ¿por qué ocurre esto? Las marcas han vendido la idea de que un desayuno completo necesita cereales, pero lo cierto es que el verdadero cereal, el cual sí que forma parte de una alimentación saludable, lo encontramos en el arroz, la avena, centeno o maíz, y no en esas cajas llenas de colores, logos, imágenes y recompensas.

“La tecnología ha ayudado a mejorar la vida, pero si la usamos mal… Y, es que, tenemos tecnología para alimentar al mundo entero, pero estamos sobrealimentados”, explicaba Casabona en el Edificio Hucha durante la presentación de su libro Tú eliges lo que comes, que ha servido de excusa para hablar sobre alimentación sana: “Si comemos mejor, viviremos más”.

Carlos Casabona con una caja de

Carlos Casabona con una caja de “chucheales”. Foto: Amparo Más.

Casabona realiza un repaso a distintos alimentos habituales en los desayunos de cualquier familia, pero sobre los que merece la pena poner el foco de atención. Alimentos poco saludables, cargados de azúcar, con un aporte nutricional real mínimo y que no son más que envases convertidos en juguetes. De qué manera un desayuno de cereales y un batido, debería ser sustituido por una tostada con tomate, una naranja, un plátano o un yogur, entre otras opciones.

Una de las cuestiones que más ha llamado la atención al público asistente al encuentro con el Doctor Casabona ha sido el controvertido zumo de naranja. En el ideario se ha marcado el zumo de naranja como un indispensable, pero lo cierto es que la naranja, una vez exprimida, se acaba convirtiendo en calorías líquidas. Siendo mucho más recomendable la fruta en sí, que su zumo. Porque si de normal comeríamos una naranja, con un zumo de naranja realmente estamos consumiendo de dos a tres piezas de una fruta que, al ser exprimida, ha perdido la fibra y de la que tan solo queda azúcar.

_DSC0516(R)

Pan con tomate, una de las opciones que propone Casabona. Foto: Amparo Más.

Be Sociable, Share!

Noticias relacionadas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

 

Be Sociable, Share!