Olivos milenarios a lomos de una burricleta, una propuesta de ocio para toda la familia

burricleta

Rutas en bicicleta, naturaleza, interior de Castellón, salidas con niños, escapada en familia… Todas estas expresiones casan con el Centro Burricleta Maestrat-Castelló, una experiencia ecoturística de calidad y accessible a todos, que promueve los valores de la sostenibilidad ambiental y el descubrimiento del entorno natural y cultural a otro ritmo. Hasta el próximo 31 de marzo, os proponen disfrutar de una experiencia diferente: excursión con bicicleta eléctrica por la ruta de los olivos milenarios al pie del Penyagolosa, con degustación de aceite incluida.

La burricleta abre sábados (10.00 a 13.30 y 16.30 a 19.00) y domingos (10.00 a 14.00) y el pack familiar sale por 60 euros (incluye el alquiler de cuatro burricletas, cascos, GPS, asistencia en ruta y degustación de aceite). Si no queréis arriesgaros a quedaros sin burricletas es mejor que reservéis al menos con un día de antelación. Para contactar tenéis dos vías: el 638.207.352 o por correo en maestrat-castello(arroba)burricleta.com. El punto de encuentro (tanto para la salida como para la llegada) es el Centro Burricleta en Atzeneta del Maestrat (calle Sant Gregori, 14).

Uno de los secretos de Burricleta es que las rutas se hacen guiadas con GPS y con audioguía, con lo que los usuarios pueden ir absolutamente a su aire ya su ritmo, ir parando y descubriendo lo que cada ruta pueda deparar. Sin embargo hay la opción de que los acompañamos nosotros. Burricleta es una manera diferente y original de descubrir la naturaleza y nuestro territorio, concilia toda la familia ya que al ser una bicicleta eléctrica la pueden usar tanto los abuelos, padres, nietos como hijos, es decir, toda la familia independientemente de la forma física que tengan.

RUTA DE LOS OLIVOS MILENARIOS EN BURRICLETA

Nivel dificultad: Bajo
Distancia: 11.00km
Tiempo medio: 1.30/2.30h
Pendiente máxima: 14.00%
Ascensión acumulada: 288m
Ciclabilidad: 100%
Con esta ruta podréis hacer un viaje al pasado, en unos minutos, vuestras burricletas os llevarán a contemplar auténticos museos naturales vivientes, donde majestuosos olivos milenarios y muros de piedra seca os acompañaran durante toda la ruta hasta nuestro destino, la ermita del castillo de Atzeneta.

Al salir del centro no os perdáis la muestra de los orígenes del pueblo, la robusta torre de la antigua cárcel forma parte de la muralla medieval que rodeaba la villa para defenderse. Contemplar la curiosa manera en la que se ha conservado donde presente y pasado se funden en una especial comunión, donde las nuevas construcciones se integran en la antigua muralla.

A los minutos de salir del pueblo ya os parecerá haber hecho un salto atrás en el tiempo, cruzaréis campos de almendros y olivos, campos donde el paso del tiempo ha dejado huella esculpiendo en los olivos auténticas esculturas naturales. Los olivos llegaron a la península durante la edad de hierro, estas esculturas naturales acumulan centenares de años de historia, fijaros porque su perímetro puede llegar hacer mas de 8 metros de diámetro, para y no dudéis en admirarlas.

Fijaros cómo están hechos los campos de cultivo, las paredes de piedra seca se extienden por todo el arco mediterráneo pero los de esta zona son especiales, los agricultores de la época las hacían así para poder aprovechar al máximo la zona de cultivo a pesar de la fuerte pendiente que el terreno describía. A pesar de su simplicidad son un autentico prodigio arquitectónico y técnico.

Podréis ir descubriendo nuestra historia siempre bajo la atenta mirada del gigante de piedra, el Penyagolosa, que os estará observando y os servirá de guía durante toda la ruta, no lo perdáis de visita.

Burricleteando llegaréis al castillo y a la ermita más antigua de Atzeneta (siglo XIV). La torre de estilo gótico es de planta cuadrada y de puertas de arco ojival. En su interior podréis admirar cuadros antiguos de gran valor, como el de la inmaculada, pintura al oleo sobre tela del 1689. Si veis la ermita  abierta entrar, su visita merece la pena.

Habréis llegado al principal destino de esta ruta, ahora llenaros del perfume y el paisaje que  los almendros y olivos  describen, subiros a la burricleta para iniciar el camino de vuelta al pueblo, volveréis  al presente habiendo descubierto las trazas de nuestro pasado.

Be Sociable, Share!

Noticias relacionadas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el aviso legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Be Sociable, Share!