Poblats Marítims de Valencia, más que playa

lamasbonita_1 - copia_opt - copia

La idea no es ir a la playa de la Malvarrosa, a la de Las Arenas o la de La Patacona para tumbarse en la arena, sentarse en una de sus muchas terrazas o disfrutar del sol como podríamos hacer en cualquier otra playa de la costa castellonense. Se trata de acercarse a una de las zonas más emblemáticas de Valencia, la conocida como Poblats Marítims, y conocer su historia y su gente. Imitar a los valencianos que, a fuerza de pasarse horas buscando aparcamiento en este barrio, dejan el coche en el garaje y optan por el tranvía para trasladarse a la playa. Pasear por la Marina Real Joan Carles I y visitar el galardonado y, por qué no, olvidado edificio Veles e Vents –uno de los emblemas de la Copa América 2007 y uno de los ejemplos de su fracaso–. Dejar que los niños correteen por sus pasillos, que suban y bajen sus escaleras, que se asombren con los lujosos catamaranes que parten cada día antes de anochecer y con las gigantescas banderas que ondean unos metros más allá y nos recuerdan que en Valencia se hace todo a lo grande. También podemos recorrer la escollera, ver llegar a los Aquabus –los barcos que sustituyen a las antiguas Golondrinas– o, directamente, recorrer el puerto a bordo de uno de ellos.

poblats_opt - copia

Las esculturas de arena están presentes en todo el Paseo Marítimo.

Una vez finalizado el tour, volver a tierra. Exactamente, al Paseo Marítimo, casi dos kilómetros de asfalto plagados de chiringuitos, de esculturas de arena y de parques infantiles sobre los que se agolpan los niños ante la atenta mirada de sus padres. Son actividades que atraen a los más pequeños y que permiten a los padres abandonar cualquier sentimiento de culpabilidad cuando deciden dejar atrás la playa e introducirse en un barrio de tradición pescadora y hoy portada de medios de comunicación por su noticiable Cabanyal. Descubrir, junto a espacios culturales como las Reales Atarazanas o el Museo del Arroz y a locales de moda como No hay nada mejor que 27 amigos o La Peseta, magníficas casas del modernismo popular a punto del derrumbe y carteles que piden su recuperación. Un impacto para los sentidos que hará necesario un regreso a la tranquilidad del mar y un recordatorio de cómo podrían ser els Poblats Marítims y, más concretamente, el Cabanyal si el gobierno no pusiese trabas a su reconstrucción.

lamasbonita_3 - copia_opt - copia

La playa de La Patacona, en Alboraya, es uno de las más transitadas por los valencianos.

Y uno de los lugares que conjuga a la perfección la tradición y renovación de la que podría ser protagonista esta zona es, sin duda, La Más Bonita. Su fachada pintada en blanco y azul nos habla de las casas que hace años poblaban el Mediterráneo; sus zumos de fruta naturales, sus variadas ensaladas y sándwiches y sus tartas artesanas, de su preocupación por la comida sana, y las tronas y el tobogán que encontramos en su interior, de su voluntad de convertirse en refugio de grandes y pequeños. Allí los niños disfrutan y los padres, también. ¿Qué mejor forma de concluir el día y decir adiós a la costa valencia que ésta?

lamasbonita_4

lamasbonita_6

La terraza interior de La Más Bonita cuenta con un tobogán por el que deslizarse los niños. Muffins, croissants y tartas son algunas de las propuestas gastronómicas que se pueden degustar en La Más Bonita. Además de desayunos y meriendas, en este local se puede tapear y comer. Fotos: Ainhoa Boix (Conlosnanos.com).

Be Sociable, Share!

Noticias relacionadas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el aviso legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Be Sociable, Share!