Crema de chirivía, manzana y jengibre: Un sabor diferente para estrenar invierno

CREMA_CHIRIVIA

Mientras que en países del norte de Europa es habitual verla en guisos, estofados, ensaladas o en postres, en España su uso está relegado a la preparación de caldos, cocidos y poco más. Hablamos de la chirivía, una raíz que por su sabor, forma y textura se asemeja a la zanahoria pero, a diferencia de ésta, ocupa un segundo plano en el recetario español. Una pena teniendo en cuenta las propiedades de una verdura conocida también como “zanahoria blanca” y sus múltiples posibilidades culinarias: es diurética, antioxidante, mejora el estreñimiento  y, como su compañera, es perfecta para darle un toque dulce y algo especiado a nuestros platos. Así que, aprovechando los meses en que su sabor es más intenso y dulce –el frío del invierno transforma su almidón en azúcar- y su presencia es habitual en verdulerías y supermercados, hemos querido sacarle del letargo en el que estaba inmersa y darle el protagonismo que se merece. ¿Cómo? Con una receta que nos permitirá introducir nuevos sabores a nuestra dieta y que seguro que se gana la simpatía de grandes y pequeños: Crema de chirivía, manzana y jengibre. Es barata, fácil de preparar y, sobre todo, se presenta en un formato atractivo para los niños. ¿Os atrevéis con ella?

  • 500 gramos de Chirivías (aproximadamente, 5 piezas de esta raíz)
  • 250 gramos de Patata (más o menos, una patata grande)
  • 250 gramos de Manzana (una pieza grande de esta fruta)
  • 100 gramos de Puerro (el equivalente a un puerro grande)
  • 500 mililitros de Caldo de Pollo o de Verduras
  • 1 cucharadita de Jengibre fresco
  • 50 gramos de Mantequilla
  • 10 gramos de Almendra Laminada natural
  • Aceite, Sal, Pimienta

Lo más exótico que tiene la receta que os proponemos hoy es, justamente, su ingrediente principal: la chirivía. Su preparación, como su conservación, es idéntica a la de cualquier otra crema que podamos elaborar en casa. Lo primero que deberemos hacer, por tanto, es lavar las chirivías y el puerro para eliminar la tierra que pueda haber en su superficie y hojas y los picaremos en dados y rodajas de dimensiones similares. Algo parecido haremos  con el de resto con la patata, la manzana y el jengibre: los pelaremos y los cortaremos en trozos del mismo tamaño que el resto de ingredientes.

Finalizada esta tarea, pondremos a calentar mantequilla en una cazuela de base ancha y, cuando esté derretida, rehogaremos las verduras en ella. Pasados unos minutos, añadiremos el caldo  y dejaremos cocer a fuego lento unos 12 minutos, hasta que todos los ingredientes estén al dente.

Listas las verduras, procederemos al licuado de las mismas. Para ello, utilizaremos un robot de cocina y trituraremos bien con la finalidad de que adquiera una textura fina y cremosa. Salpimentaremos, reservaremos la mezcla hasta el momento del emplatado y nos centraremos en la preparación de las almendras fritas. Para ello, pondremos a calentar un poco de aceite en una sartén y, una vez alcance la temperatura idónea, añadiremos las almendras laminadas. Freiremos, retiraremos del fuego cuando todas sus caras estén doradas, salaremos y dispondremos en un plato con papel de cocina con el objetivo de que eliminar el exceso de grasa.

Terminado este proceso, verteremos la crema en un bol o plato hondo y adornaremos con la almendra frita.

Lavar las chirivías y cortarlas en dados pequeños.

Lavar las chirivías y cortarlas en dados pequeños.

Lavar el puerro para eliminar la tierra que pueda haber entre sus hojas y cortarlo en rodajas de tamaño similar al de las chirivías.

Lavar el puerro para eliminar la tierra que pueda haber entre sus hojas y cortarlo en rodajas de tamaño similar al de las chirivías.

Pelar y cortar la patata y la manzana en dados de dimensiones parecidas al del resto de ingredientes.

Pelar y cortar la patata y la manzana en dados de dimensiones parecidas al del resto de ingredientes.

Pelar el jengibre y picarlo en dados pequeños.

Pelar el jengibre y picarlo en dados pequeños.

Derretir la mantequilla en un cazo de base ancha y agregar las verduras. Pasado unos minutos, verter el caldo, cocinar a fuego lento hasta que las verduras estén en su punto y licuar con ayuda de un robot de cocina. Salpimentar al gusto.

Derretir la mantequilla en un cazo de base ancha y agregar las verduras. Pasado unos minutos, verter el caldo, cocinar a fuego lento hasta que las verduras estén en su punto y licuar con ayuda de un robot de cocina. Salpimentar al gusto.

Calentar aceite en una sartén, dorar la almendra laminada y disponer en papel de cocina para eliminar el exceso de grasa. Salar y decorar con ella la crema de chirivía.

Calentar aceite en una sartén, dorar la almendra laminada y disponer en papel de cocina para eliminar el exceso de grasa. Salar y decorar con ella la crema de chirivía.

Be Sociable, Share!

Noticias relacionadas recientes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

He leído y acepto el aviso legal

Puedes consultar el tratamiento que hacemos de tus datos y la forma de ejercitar tus derechos en nuestra Política de Privacidad

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Be Sociable, Share!